La prevención, el mejor aliado contra los golpes de calor

En unas horas entra oficialmente el verano lo que en nuestro país supone una elevación de las temperaturas sobre todo en las horas punta. Esta situación afecta, muy especialmente, a aquellas personas que desempeñan su trabajo al aire libre, pero no solo a ellos, todos debemos estar prevenidos ante los efectos adversos de una exposición a elevadas temperaturas.

En ocasiones, tras una exposición prolongada al Sol y a altas temperaturas, el cuerpo sufre importantes pérdidas de agua y tiene dificultades para regular la temperatura a través de la sudoración. La temperatura del cuerpo se puede incrementar rápidamente hasta alcanzar los 40ºC, propiciándose un shock, que recibe el nombre de golpe de calor. Este shock puede presentarse al momento o después de varios días de estar expuesto a altas temperaturas.

Cómo detectarlo a tiempo

Estos son los síntomas que pueden ayudarte a detectar un golpe de calor:

  • Piel roja, caliente y seca.
  • Sed intensa y sequedad en la boca.
  • Sudoración excesiva.
  • Sensación de calor sofocante.
  • Debilidad muscular y calambres.
  • Dolor de cabeza.
  • Pulso fuerte y acelerado.
  • Dolores de estómago.
  • Agotamiento.
  • Náuseas y vómitos.
  • Confusión y desorientación.
  • Pérdida de consciencia o delirio.
  • Desmayo o incluso estado de coma.

Ante una situación de estrés es importante actuar a tiempo, conociendo los síntomas y sabiendo qué es lo que hay que hacer. Pero más importante aún es prevenirlo.

Recomendaciones

Estas son las recomendaciones:

  • Bebe mucha agua o líquidos sin esperar a tener sed.
  • Evita las bebidas alcohólicas, el café, el té o los refrescos muy azucarados.
  • Haz comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, gazpachos y zumos).
  • Protégete del Sol.
  • Cúbrete la cabeza, emplea gafas con absorción de rayos UV y crema con filtro solar.
  • Siempre que sea posible, utiliza ropa cómoda, ligera y permeable. No trabajes sin camisa bajo el sol, ya que ésta retiene la humedad y te protegerá de quemaduras solares.
  • Evita realizar trabajos en solitario. Si es inviable, mantén informadas de tu ubicación a las personas de tu entorno.
  • Reduce el esfuerzo físico intenso durante las horas más calurosas del día.

Cómo actuar en caso de golpe de calor

En caso de que percibas alguno de los síntomas en ti o en algún compañero, es importante actuar rápidamente.

  • Avisa a los servicios sanitarios.
  • No abandones al afectado hasta la llegada de la asistencia.
  • Coloca a la persona afectada en un lugar fresco y aireado.
  • Abanícalo para refrescar la piel.
  • Enfríale la piel aplicándole compresas o paños de agua fría en el cuello, ingles, axilas y cabeza para intentar bajar la temperatura hasta los 38ºC.
  • Ofrécele agua.
  • Retírale las prendas innecesarias y mantén libre sus vías respiratorias.

Le informamos que esta página utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información con el fin de mejorar su navegación.
Más información

Aceptar